EL PANCHO DOBLE: LA HISTORIA DE UNA IDEA QUE PROMETE

Jonathan Atilio Cacciapuoti estaba en el Lollapalooza de Argentina, vendiendo panchos, mientras veía como sus compañeros sufrían cortando panes, porque a muchos se les rompían o bien varios dedos terminaban lastimados por el apuro  Esa escena, sumada a las ganas de comer un pancho con dos salchichas a la salida de un boliche, dieron como resultado que el joven pensara en un pan que ya viniera abierto, con capacidad de poner dos salchichas y con canaletas, para poder maniobrar mejor el producto.

El emprendedor detrás de la marca Choolf puede jactarse hoy de ser la primera en producir panes para pancho únicos en el mundo justamente por esas dos novedades: no requieren de un cuchillo para ser abiertos y tienen dos ranuras donde pueden ingresar las salchichas.

El dueño de esta empresa que hoy despacha desde Villa Adelina afirmó que “veía cómo los locales tenían un problema en el manejo de los panes, con cuatro o cinco empleados dedicados únicamente a cortar el pan” y  “viajaba mucho en tren y con un pancho solo no te llenás. Pero tampoco podés subirte con dos panchos y una gaseosa”,explicó.

Respecto a su idea, dijo:  “empecé desde cero y fui trabajando de lo que encontraba mientras al mismo tiempo armaba mi base de clientes”. 

Jonathan destaca que ya tiene todo el proceso armado industrialmente, con moldes prefabricados tanto para panes simples como dobles y recientemente incorporó  la fabricación de panes para hamburguesa.